Archivo | Del día a día RSS feed for this section

{ 30 días después }

14 Abr

Pues hace casi un mes que no me paso por aquí. Y 30 días han dado para mucho: vacaciones, mudanza y visita familiar. Ya se sabe que cuanto más planea una las cosas para no estar estresada y pendiente de todo hasta el último momento, más tienden todas esas cosas a juntarse sin remedio.

Sobre las vacaciones, estoy preparando un post resumen con los sitios que visitamos, que espero en parte pueda servir de ayuda a los que podáis estar planeando viajar por Sudáfrica. El país me ha fascinado, era mi primera vez por esas latitudes, y la verdad, no me ha decepcionado. Naturaleza exuberante, gente muy agradable, comida deliciosa y una historia muy rica (mucho más de lo que yo me imaginaba, ignorante que es una). Además estábamos invitados a la boda de una buena amiga,  lo que fue la excusa perfecta para organizar el viaje.

Hoy he empezado a descargar algunas de las fotos del viaje, pero todavía no me he puesto en serio con ellas. Durante el viaje he usado mucho el objetivo 35mm que compré hace unos meses. Me encantan  los objetivos tan ligeros, te permite llevar la cámara sin necesidad de un bolso grande, lo que me parece, sobretodo en las ciudades, una gran ventaja.

Después de dos semanas y media de relax, volvimos a casa para enfrentarnos a la mudanza. Días de empaquetar, tirar, reciclar, revolver, limpiar, volver a limpiar, volver a empaquetar, organizar…Una razón más, si cabe, para admirar a mis padres: creo que en total hemos vivido en 6 pisos distintos, en 4 ciudades diferentes. Nosotros, sólo dos, y aún así, agobiados por tener todo listo.

La nueva casa es todavía un campo minado de cajas abiertas y cerradas, papeles, bolsas, ropa, zapatos..Es en las mudanzas cuando te das cuenta de lo mucho que tienes y lo poco que utilizas en realidad. Y no nos pongamos a pensar en lo que realmente necesitamos. Ahora ocupo las horas libres que me quedan ordenando, o pensando como ordenar, o volviendo a dejar en una caja lo que había colocado ya. Sé que se necesita tiempo para que una casa comience a tomar forma. Pero para evitar momentos de crisis continuados, voy a meter todo lo que me queda por colocar en una sola habitación, para no ver trastos, ni chismes, ni telares a cada paso.

En realidad, la vuelta al trabajo tras las vacaciones ha sido lo menos traumático de todo.

Y ahora toca ponerse al día, con vuestros posts y vuestras fotos :). Un buen plan para este fin de semana gélido y pasado por agua.

Anuncios

{Cerrado por vacaciones}

15 Mar

Pues sí. Este año hemos adelantado las vacaciones de verano, para disfrutar el inicio del otoño en el sur de África..

Nos vemos a la vuelta, espero que con muchas fotos que enseñar y muchas cosas que contar  🙂

Yo no celebro San Valentín

14 Feb

Nunca lo he celebrado, ni lo celebro hoy, ni creo que lo celebre (aunque nunca digas nunca jamás).

H y yo no nos hacemos regalos en este día, sólo intentamos pasar nuestro aniversario en algún sitio especial y darnos un capricho visitando un lugar nuevo.

No obstante, he de reconocer, que no me importaría llegar hoy a casa y encontrar un super ramo en la mesa del salón. Pero no de rosas, de tulipanes.

tulipanes amarillos

Y es que hay tantas flores bonitas que no sé porqué la gente decide regalar rosas. Sé que es pronto para poder encontrar girasoles, lirios o mimosas en las floristerías, pero mira, razón de más para no celebrar hoy San Valentín y dejarlo para primavera.

Lavanda en verano

Toser se dice ‘husten’

19 Ene

Esta semana he tenido el blog más que abandonado, pero tengo una excusa de peso, el primer resfriado de la temporada ha llegado, y parece que para quedarse.

Ya lleva una semana conmigo, y aunque parecía que el pasado domingo había decidido abandonarme de una vez, el lunes volvió con fuerza y hoy jueves, sigue sin dejarme dormir, trabajar, salir y disfrutar de mi tiempo.

Los ataques de tos son constantes, en mi oficina se preguntan como de algo tan pequeño puede salir tanto ruido. Pero es que cuando me da, me da. Me empiezo a poner roja, no me entra el aire, lo que hace que me ponga todavía más nerviosa, que a su vez provoca más dificultades al respirar. Y ocurre cuando menos te lo esperas, en medio de una conversación, tomando un café, comiendo..

En fin, que odio estar enferma (que tontería, no?, creo no haber conocido a nadie que le guste estar enfermo..). Pensé que nunca lo diría, pero estoy cansada de tomar té. Me paso el día con mi termo a cuestas. A parte de los caramelos, el jarabe para la tos (que también sabe horrible), los pañuelos, el paracetamol.. Esta semana en vez de bolso llevo mochila, sino no podría con todo a la vez.

Y lo peor es que todas las tarde llego a casa pensando que parece que he mejorado algo, pero es llegar la noche e irme a la cama, que la maldita tos no me deja dormir.Y el pobrecito H. lo tiene que sufrir conmigo. La pasada noche creo que en el segundo ataque decidió irse a dormir al salón. Decisión inteligente.

Y para colmo, aún con lo poco amiga que soy yo de ir al médico (aunque a H. le diga cada vez que se queja de algo que tiene que ir), hoy decidí que ya era suficiente y que quería de vuelta mi vida. Pero nuestro mago Merlín (en serio, así se apellida el médico), hoy no estaba en la consulta, así que mi gozo en un pozo y de vuelta al tren con mi termo de té caliente.

Así que para compensar toda esta ponzoña quejica os dejo aquí un vídeo que he encontrado vía muymolón. “Be happy at work”.

Sí, si yo sería un poco más feliz si pudiese hablar sin ahogarme…

Mi propia montaña rusa

12 Nov

Una semana un tanto extraña esta que ha pasado, demasiado rápida, demasiado intensa. En la oficina demasiado trabajo, muchos frentes abiertos, problema tras problema. Estoy empezando a creer que esta vorágine de encargos se debe a mi nula capacidad para decir que no. Quizás las semana que viene todo se arregle, o quizás no, pero un sábado por la tarde el lunes me parece demasiado lejano.

El miércoles parecía que la interminable búsqueda de un nuevo apartamento podría solucionarse, pero de nuevo mi gozo en un pozo. No hay nada como discutir en un idioma que no es el tuyo para sentirte peor tratada y menos respetada de lo que te sentirías en tu propio idioma.

Y serán los cambios hormonales, la luna, el cansancio o vaya usted a saber el qué, pero el jueves por la mañana el mundo se me dió  la vuelta, se me vino encima de nuevo sin ninguna razón aparente, sin un problema  real al que echarle la culpa. Einfach so.

Pero tras nuevas discusiones, de vete y diretes, de llamadas y mensajes, parece que al fin vamos a poder comprobar si ese apartamento es el lugar donde queremos compartir horas, días, meses…Y espero que así sea, será mejor dejar de dar importancia a las señales que me hacen creer lo contrario.

Y ahora escuchando las canciones que X y J me pasaron hace días , frente al primer café de esta tranquila tarde de otoño, todo parece haberse parado. Me voy a levitar un rato con Antony & The Johnsons

A %d blogueros les gusta esto: