Archivo | Suiza RSS feed for this section

Pequeña guía de Berna: un bañito en el Aare

16 Jul

Ya estamos en plena época vacacional y eso se nota en casa, aunque nosotros hayamos pospuesto nuestras vacaciones hasta el mes de Diciembre. Con el buen tiempo empiezan las visitas de amigos y familiares, que vienen a pasar unos días por tierras suizas.

Durante los primeros meses que pasé en el país, intenté conocer y visitar sitios nuevos siempre que me era posible. Con el paso de los años, y habiéndose convertido esta residencia temporal en una residencia a medio plazo, los fines de semana “turísticos” se fueron espaciando, y hemos preferido visitar otros lugares de Francia, Italia o Alemania en vez de conocer otros que nos quedan más cerquita. Y es que pasar la mayoría del año rodeada de verdes praderas, montañas nevadas y lagos inmensos, hace que muchas veces infravalore las maravillas que tengo cerca y lo agradecida que debería estar por poder tener todo eso a tiro de piedra.

Así que en un ejercicio de confirmación o de agradecimiento (según se vea), he decidido comenzar aquí una pequeña guía de aquellos lugares en Berna que desde mi punto de vista nadie debería perderse. Mi idea no es centrarme en aquellos monumentos y lugares que vienen en todas las guías de viajes, sino en aquellos pequeños rincones que tienen algo especial y que, venga quien venga a visitarnos, siempre recomendamos: tiendas, mercados, bares, restaurantes, terrazas veraniegas, parques..

Y como estamos en pleno mes de Julio, y aunque las temperaturas no han acompañado mucho durante las últimas semanas, voy a comenzar hablando del lugar estrella en la ciudad en cuanto el sol empieza a calentar: el Aare.

—————————————————————————————————————————————————

El Aare es el río que pasa por Berna, abrazando la ciudad y haciéndola única en los meses de verano. Y sé que muchas ciudades tienen su río, pero creo que hasta que llegué aquí no había visto ninguna donde fuese parte tan importante de su identidad.

En los días calurosos, en los que el agua supera los 18º, cientos de personas se dejan llevar por la corriente desde un extremo al otro de la ciudad.

Dada la corriente del río, bañarse en él puede resultar un tanto peligroso en determinadas zonas, aunque también hay otras donde el agua está más tranquila y el peligro es prácticamente nulo.

Las dos principales zonas de baño en la ciudad son Marzilibad y Lorrainebad. En ambas, además de tener accesos directos al río, con escaleras cada pocos metros para que la entrada y salida sea lo más fácil posible, las dos cuentan con piscinas naturales (con agua directamente tomada del río), duchas, baños, vestuarios y un pequeño bar/restaurante.

Además, Marzili cuenta con piscinas con trampolines y para los más pequeños zonas de juego. En ambas la entrada es gratuita.

La temperatura del agua durante el verano está normalmente entre los 15º y los 21º. Ésta se puede consultar en tiempo real aquí.

Para que os hagáis una idea de como es un día de verano en el Aare, aquí os dejo un vídeo sobre el tema que la BBC emitió hace un par de años:

La belle Neuchâtel

10 Oct

El pasado domingo decidimos aprovechar el buen tiempo para hacer una excursión a Neuchâtel. Parece mentira, pero sólo es media hora de viaje y todavía no había visitado esta pequeña ciudad. Durante mi primer año por tierras suizas intenté visitar y conocer lo más posible, ahora parece que nos hemos acostumbrado a las casas de madera, los lagos y las montañas espectaculares.

¡¡Mal, muy mal!!, decididamente debemos volver a nuestras viejas costumbres e intentar visitar al menos una vez al mes alguna zona nueva.

Neuchâtel se encuentra en uno de los cantones francófonos de Suiza. Su situación, en la orilla empinada del lago que lleva su mismo nombre, el lago Neuchâtel, hace de esta ciudad de poco más de 30.000 habitantes una buena opción para una excursión de un día.

En la parte baja de la ciudad a orillas del lago, podemos disfrutar de un largo paseo, pudiendo llegar a ver los Alpes al otro lado del lago si es que el día lo permite. A nosotros la bruma de ese día nos lo impidió, aunque pudimos disfrutar de un poquito de sol después de comer.

Edificio estilo francés Neuchâtel

Uno de los mayores atractivos de Neuchâtel es su casco antiguo. Muy bien conservado y lleno de rincones que  nos invitan a pasear sin prisa, prestando atención a las ventanas de madera, las grandes puertas, las fuentes, las casas que parecen apoyarse unas sobre otras, los letreros en francés, las calles adoquinadas… En la parte alta del casco antiguo se encuentra el castillo, como no, dominando el resto de la ciudad. Junto a él la Église Collégiale, que a fecha de hoy está siendo restaurada, pero cuyo interior puede ser visitado sin problemas.

Letreros en Neuchâtel

El castillo no lo pudimos visitar como habíamos pensado hacer, sólo estaba abierto para visitas guiadas y los horarios no nos cuadraba demasiado bien con nuestra hora de vuelta. Para la próxima vez.

Aunque no pudiésemos ver el interior del castillo ni pasear por el claustro aledaño, las vistas generales de la ciudad desde ahí arriba bien merece una visita.

Más información turística de la ciudad la podéis encontrar aquí.

Museumsnacht Bern 2010

19 Mar

Pues sí, otro año más ha pasado, y de nuevo llega la noche de los museos (Museumsnacht). Aunque los museos estén ahí todo el año, no me suelo acordar de ellos más que en contadas ocasiones, como es la del día de hoy.

Y por qué me gusta? Primero porque el ambiente en la ciudad es distinto, la iluminación mucho más colorista, y como no, eso de ver mucha más gente por la calle da un toque especial a esta noche. Además de poder visitar los museos a un precio mucho más reducido, en cada uno de ello existen actividades paralelas, actuaciones, espectáculos  pirotécnicos..en fin, como digo, algo que no se ve todo los días.

Esperemos que el tiempo acompañe, yo por si acaso me llevaré al cámara para hacer algunas fotos de las sorpresas que nos esperan.

  • Más post sobre Suiza aquí.

Pendler…

9 Mar
En alemán se denomina “pendler” a aquella persona que tiene que trasladarse diariamente desde su lugar de residencia a su lugar de trabajo. A mi la palabra me recuerda un poco al término “péndulo”, y en cierta manera ambas están relacionadas. Al igual que un péndulo, realizo todos los días el mismo trayecto en tren : Berna-Biel, Biel-Berna. Desde luego no soy la única, las estaciones suizas están a rebosar a primeras horas de la mañana, y no, por la mañana no son las 9 sino bastante antes. Mi trayecto dura aproximadamente unos 25 minutos, que aunque parezca que no dan para mucho:

– Desayunar un café con algo más ,dependiendo de lo que me haya llamado la atención es mañana. Haya días de chocolate y otros de pan de pasas…. 8 CHF

– Leer el periódico de la mañana (gratuito claro está) que alguien ha dejado en el asiento.. 0 CHF

– Leer algún libro de la biblioteca, eso si, en español, que no son horas para hacer esfuerzos. Libro del Kornhausbibliothek: 1 CHF

– Mirar la nevada que ha caido la noche anterior, pensando cuando se acabará este invierno..0 CHF

– Hacer ejercicios de gramática de alemán, que siempre vienen bien…Libro de ejercicios: 35 CHF

– Pasar el tiempo haciendo un Sudoku de nivel medio, los difíciles no son viables hasta pasadas las 11 de la mañana…0 CHF

– Dormir, pensando que todavía estoy debajo de mi edredón…0 CHF

– Reconocer a la gente que lleva 6 meses sentándose en tu mismo vagón, cuyos nombres desconoces pero con los que todos los días compartes media hora de tu vida…0 CHF


En fin, que ser un pendler no tiene precio, pero eso si, el abono anual de transporte desgraciadamente sí que lo tiene.

Déjà vu ( o lo que viene siendo una rayada en toda regla )

6 Nov
Y no es por nada, pero la historia se vuelve a repetir. Un déjà vu social de los que pocas veces he vivido. Hace no demasiado tiempo incluí en este blog un post comentando la campaña del SVP por tierras suizas. Resumiendo: la derecha suiza diseñó una campaña en contra del aumento en los delitos cometidos por extranjeros (cosa que a todos nos gustaría evitar), la cual tuvo repercusión en gran parte de Europa (sí, esa Europa de la que también ellos forman parte). La simplicidad del diseño (ovejas blancas y ovejas negras) no dejaba lugar a duda de su significado implícito y explícito, vamos, que no había forma de verlo como una crítica constructiva.
Ayer por la noche, en una céntrica calle madrileña, varios carteles pegados en la fachada de un edificio abandonado llamaron mi atención. Ahí estaba mi déjà vu. El mismo cartel que había visto de camino a mi antigua casa en Berna ahora decora las calles de las cercanías de Argüelles.


No sé si pensar que encima de ser cortos, el grupo de marketing de Democracia Nacional no tiene imaginación ni para crear un campaña propia. Me pregunto si ahora el SVP denunciará a esta gente por temas de copyright. Aunque la verdad no me extrañaría ver al Herr Blocher hablando de las relaciones cordiales y fraternales entre la extrema derecha suiza y la española.

Y todo esto me suena a un encuentro en la pequeña estación francesa de Hendaya.

La oveja negra

24 Ago
El pasado 1 de Agosto fue el Día Nacional de Suiza. Esto se reflejó en un aumento sustancial de las banderas por las calles, la decoración patriótica y los mensajes políticos. Parece que las fiestas agudizan el sentido crítico. Durante esos días un cartel bastante polémico “decoró” algunas de las calles de Berna. Este es el cartel en cuestión:

Este cartel es parte de una nueva campaña del SVP (Schweizerische Volkspartei, el “Partido del Pueblo Suizo “). El SVP es un grupo político conservador y comparándolo con otros, definitivamente de derechas. El título del cartel es algo así como “Lograr seguridad”. El trasfondo de esta campaña es el aumento de los delitos cometidos con extranjeros en Suiza. Los datos que muestra en su informe son alarmantes. O más bien, para alarmar. El porcentaje de extranjeros en Suiza está alrededor del 20,4%. Para que os hagáis una idea, en España ronda el 9%.
Desde mi punto de vista y con la experiencia de este año, Suiza es un país muy muy seguro. Nunca he tenido problema de ningún tipo. Cierto es, que en España, tampoco he tenido ningún problema. Los datos estadísticos a los que antes me refería, indican que más del 50% de los delitos contabilizados en el año 2005 fueron cometidos por extranjeros. Aunque ahora me surge una duda, si el grupo de estudio, es decir, los delitos cometidos, es bajo con respecto al total de la población, ¿es relevante el porcentaje de los delitos cometidos por parte de esta población?.
Supongamos que se han cometido dos asesinatos en el último año, si el 50% son cometidos por extranjeros, uno de ellos habría sido a manos de un extranjero y el otro, de un suizo.
Siempre pasa lo mismo con los valores estadísticos, podemos adaptarlos a nuestras necesidades. Como dice mi compañero de despacho: “Un país siempre será el mejor en algo, las estadísticas mienten”.
A parte de la postura que se defiende en esta nueva campaña del SVP, lo que más me preocupa de esta situación es la imagen que dan estos carteles por las calles de las ciudades suizas. Quizás, si no sabes alemán, puedes pensar que es una campaña en contra de la importación de leche de oveja del extranjero para hacer queso suizo, pero en realidad es una de las representaciones más claras de xenofobia que he visto por aquí. Fijaros en los ojos asustados de las dos ovejitas blancas de la parte superior, y la sonrisa de satisfacción del animal que da la patada a la “oveja negra”.
Por lo menos se han dignado a no poner en la parte derecha la bandera de la UE como fondo. Ese será otro tema del que espero tener tiempo para escribir antes de irme de aquí.

Six Feet Under o quizás un poquito más

20 Ago
Y que pequeños nos sentimos cuando subimos a una montaña, cuando nos encontramos en medio de un océano, cuando la naturaleza se pone en nuestra contra. El pasado sábado me he sentido pequeña, muy pequeña. La razón, la visita a las entrañas del CERN. A aquellos que les fascinen temas como la antimateria, la creación del Universo o la física de partículas en general, tienen en el CERN un lugar digno de ser visitado. Todo en el CERN es extraño y atrayente al mismo tiempo. Antes de la visita no sabía muy bien que esperar: ¿sería una charla teórica sobre el lejano Big Bang? ¿Me regalarían un pequeño botecito con una gota de antimateria flotando en el centro? (Nota: esta es la imagen mental que tengo de la antimateria gracias a algunas novelas de ciencia ficción y películas apocalípticas).

Pues bien, una visita en el CERN consta de:

  • Una charla introductoria sobre su origen y los objetivos de investigación más importantes que se llevan a cabo dentro del centro. Son 40 minutos en los que términos como acelerador, colector, protón se repiten bastante. Incluso se permiten el lujo de hacer algún chiste sobre los premios Nobel.
  • Una película “promocional” de unos 10 minutos donde se muestran entre otras cosas como han ido evolucionando las instalaciones hasta llegar al nuevo acelerador de partículas que aunque tendría que haber sido inaugurado durante este año 2007, no será hasta el próximo 2008 cuando comenzarán a realizarse experimentos (problemas técnicos según parece).
  • Una visita a alguna de las instalaciones en las que se realizan (o realizarán) experimentos.

La mayor parte de las personas que nos acompañaban en el grupo de visita parecían estar muy metidos en el mundo de la física: profesores, estudiantes, investigadores…Creo éramos los únicos que estábamos allí porque sí, porque nos picaba la curiosidad de ver como era todo aquello.

El plato fuerte como os podéis imaginar fue la última parte de la visita. Las instalaciones que visitamos fueron las del nuevo acelerador de partículas que se está construyendo. Este acelerador lo podéis imaginar como dos circunferencias concéntricas de unos 27 Km. de diámetro con 4 cámaras en las cuales las dos circunferencia se cruzan (vale, con esta definición las dos circunferencias no serían realmente concéntricas, pero bueno, es para que os hagáis una idea). Pues bien en estos túneles que recorren el subsuelo de las afueras de Ginebra se “aceleran” protones y se hacen chocar en las cámaras, estos choques producen lo que podríamos definir como un mini-BigBang, es decir, se intentan generar todas aquellas partículas atómicas que se suponen que un día existieron en el universo pero que en estos momentos no podemos encontrar, es decir, partículas de existencia demostrable pero teórica. Estas cámaras son una especie de bobinas enormes (el que visitamos tiene unos 25 metros de altura), formados por sucesivas capas cada una encargada de detectar y medir un tipo específico de partículas. Impresionante.

Se supone que a partir del 2008 comenzarán los experimentos. Y a mi la verdad esto me deja un tanto inquieta. Siempre decimos que la naturaleza se toma la justicia por su mano, pues bien, si lo que intentamos reproducir es algo tan insospechado como el origen del “todo”, la curiosidad por saber que pasa si vamos un poco más allá podría hacer que todo se nos fuese de las manos. Sé que es tener demasiada imaginación, pero ya puestos a pensar, ¿os imagináis que sin querer crean algo así como un agujero negro en medio de Europa? Sombra, ya te has rayado.

El CERN no es sólo partículas invisibles. Allí también tienen su origen la archiconocida World Wide Web allá por el año 1989. En realidad no sólo son físicos los que trabajan en el CERN, las investigaciones en computación también son bastante importantes. Imaginad, los datos obtenidos de los experimentos deben ser almacenados en algún lugar para posteriormente ser tratados. Estamos hablando de cantidades impensables diariamente. Para ello han desarrollado multitud de proyectos de “Grid Computing”.

En definitiva, que el CERN no es sólo una visita obligada para aquellos interesados por la física, es recomendable para cualquiera que quiera quedar impresionado por la magnitud de la curiosidad humana. Hasta donde hemos llegado.

A %d blogueros les gusta esto: